Helen era una niña joven que había nacido sordomuda y ciega. Con ese problema no podía captar la información necesaria del exterior, ya que solo disponía de las referencias tomadas por el tacto, el gusto y el olfato. 
Desde el principio la dieron como un caso perdido y no le dedicaron atención. Pero Helen no era retrasada mental, simplemente que, con esa minusvalía no podía comunicarse por ella misma sin una enseñanza especial previa. 
Entonces contrataron a Ana Sullivan como institutriz para que la enseñara y educara, ya que su padre quería mandarla a un centro para retrasados mentales. 
Al principio de la enseñanza oponía resistencia porque estaba acostumbrada a un tipo de conversación en la que ella era la única que transmitía o pedía algo esperando que se lo den sin hacer nada a cambio. 
Y cuando se la llevo a una pequeña casa apartada del resto de su familia, haciéndola creer que estaba muy lejos de su hogar, y viviendo un tiempo sola con Ana, no le quedaba otra opción que aceptarlo y seguir sus enseñanzas.

Educar en el esfuerzo y una valoración real de él, es una asignatura pendiente. La película se presta a un amplio debate sobre la necesidad de armonizar exigencia, comprensión y disciplina.


Comenta

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

- Copyright © Garabatos - Siempre Solo - Powered by Blogger - Designed by Siempre Solo -